sábado, 15 de marzo de 2014

Vacío cultural en la bahía

Un servidor no plantea ni por asomo sentar la cabeza en la zona donde me crié: Algeciras (y el Campo de Gibraltar en general). Lo único que hecho en falta, por supuesto, es la familia y algún amigo pero en lo que respecta a la ciudad en sí no siento nostalgia ni placer al volver a la misma. Sin embargo, aunque en unos meses puede que me vaya de este país creo que es mi deber hacer lo posible por mejorar una zona que en temas culturales y de educación deja mucho que desear.


¿Qué pretendo con esto? Bueno, permitid que me explique mejor. Los que nos fuimos de esta zona a estudiar a una ciudad con gran oferta educativa y cultural (como Granada en mi caso) o que hemos viajado sabemos que ciudades como Algeciras están a años luz en este y otros temas (limpieza, por ejemplo):

Por citar algo os diré que en la ciudad donde estoy ahora todos los días tienes conciertos, recitales, "cine-clubs" gratuitos, teatro, talleres, conferencias y cursillos. Hay tanto donde elegir y tan poco tiempo (además de la falta del poder de la omnipresencia) que es una pena que no puedas hacerlo todo. En ciudades como en las que estoy hay desde cursillos de esloveno hasta conferencias sobre la historia del cine japonés.

Sin embargo, en Algeciras y el Campo de Gibraltar (y poniendo a Gibraltar casi como una excepción) apenas puedes estudiar inglés o francés en la EOI (o alemán en San Roque). Ni siquiera hay árabe, lo cual sería un bonito detalle con el país vecino. Muy de vez en cuando hay algún concierto pero nunca una conferencia que sea de interés para el público general (en su mayoría, por desgracia, sin estudios superiores). Siempre hay instituciones que rompen la norma (como la de mis amigos de Arte 360º que están realizando una gran labor) aunque aún estamos muy lejos que cambiar el panorama.



¿Por qué existe estas diferencias? Algeciras a pesar de su puerto de importancia internacional es una ciudad con gente muy cerrada a lo exterior y exclusivamente industrial. La falta de turismo y de universidades son factores muy importantes para ello. Granada, sin embargo, es una ciudad turística y universitaria y su población (un poco mayor que la algecireña) disfruta de una mejor calidad de vida y oferta educativa y cultural. Hasta amigos y ex-compañeros del instituto que se quedaron estudiando derecho o ingeniería en la ciudad se quejan de que la Universidad de Cádiz tiene a Algeciras totalmente olvidada.

Cuando pienso en la oferta cultural pienso sobre todo en los jóvenes y, por ende, en las organizaciones que se ocupan de ellos. Algunos sabéis que cuando paso mis vacaciones de verano en Algeciras imparto cursos de lengua china. Pues bien, llevo dos años intentándolo y aún no he conseguido apoyo ni popular ni institucional para organizar un curso (incluso gratuito) de este idioma (o de otros si hiciera falta) u otras actividades como ciclos de cine (japonés, israelí, indio, coreano, etc.) o conferencias y asesoramiento. 

Investigué qué tipo de actividades para jóvenes se organizaban en la ciudad por parte de cierta institución de renombre en la ciudad (cuyo nombre no voy a decir). Lo que más suelen organizar son: cursillos de inglés, de informática (nivel usuario), torneos de juegos de cartas (en plan Magic y otros) o incluso, agarráos, FIESTA DE LA ESPUMA EN GETARES (sí, y no falta la pintura, fútbol o el flamenco en esta u otras instituciones). Creo que la mayoría de estas actividades están bien pero creo que falta algo y lo primero es respeto a los que proponemos ideas e interés en las mismas que pueden mejorar la sociedad. En Algeciras no se hace nada y cuando se hace algo es siempre lo mismo. Cuando me he dirigido en varias ocasiones a esta institución para ofrecer un curso de chino para los jóvenes he sido ignorado mientras aprobaban proyectos como los mencionados torneos de cartas (lo cual, aunque entretenga a sus aficionados, no es de utilidad).


Graduación de los alumnos del curso de chino del verano pasado 
(la mayoría de ellos ya tiene su diploma oficial del gobierno chino)

Yo seguiré intentando organizar cosas, aunque sea yo solo, aunque tenga que buscarme un local como he hecho en los últimos años. La experiencia de aquellos que me han acompañado en estos proyectos sin voz en la ciudad ha sido de agradecimiento y el sentimiento hacia ellos es mutuo. Señores, en unos meses me voy a la otra punta del mundo y quizá a partir de ahora ya no podré volver a Algeciras tanto como antes. Quisiera que aquellos que tuvieran interés por hacer algo diferente pudieran tener la posibilidad de hacerlo. Abrir el Campo de Gibraltar realmente al mundo empezando por la gente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cualquier comentario insultante será borrado instantáneamente y sin previo aviso. En mis artículos de opinión y creencias no se aceptarán (aunque se pueden hacer excepciones) comentarios contrarios. Esto no es un ring de boxeo.